Juguetes Para Bebés

 

Los juguetes para bebés son aquellos que sirven de distracción para el niño recién nacido y a su vez para que se mantenga tranquilo, a su vez promueven el desarrollo afectivo y emocional de los niños en especial de los bebés, jugar con ellos es una actividad que genera satisfacción y es muy placentera, además los niños calman su ansiedad con dichos juguetes los cuales hay de todo tipo de modelos dependiendo la edad que tenga el infante.

De juguetes existen diferentes tipos pero sin embargo, no todos son aptos para los bebés, ya que ellos no están en capacidad para realizar muchas actividades, simplemente ellos necesitan un juguete que sirva de distracción y que pueda ayudar a calmarlos, también es necesario que se tengan en cuenta a la hora de elegir los juguetes la etapa del infante es decir, hay diferentes tipos dependiendo el crecimiento evolutivo del bebé dicho todo esto podemos decir que para elegir un juguete quesea beneficioso para el niño de meses es necesario seguir una serie de pasos y requisitos básicos que ayuden a su desarrollo evolutivo y su desarrollo tanto físico como mental.

Si bien es cierto que al bebé no hay que darle juguetes muy complicados, es mejor darles unos que contengan sonidos que puedan atraer la atención de él y que puedan distraerlo, ya que los niños de meses se entretienen con el sonido, esto permite que él pueda dormirse más cómodo por lo cual se recomienda móviles los cuales emitan sonido alguno, además de estos también es recomendable aquellos que puedan evitar que el bebé pueda mantener la boca ocupada y no utilice la mano es por ello que se recomienda chupones y rasca encías, también es necesario peluches que puedan ser agarrados por los niños con facilidad y que puedan ser muy atractivos para ellos, también debemos tener en cuenta el tipo de material con que estén hechos en el caso de los peluches, debemos darles los que contengan materiales y telas que no le causen alguna alergia, además de que el tamaño debe importar mucho, es por ello que no hay que darles juguetes muy pequeños que puedan ser absorbidos por ellos y puedan causarles asfixia e incluso la muerte.

¿Calor y humedad? Ahí te va un secretito para las tetinas

 

Cuando nació mi hija vivía en Campeche, después de toda una vida en el seco y templado clima de la Ciudad de México, estar en una ciudad portuaria donde en verano tienes 40°C a la sombra y durante todo el año 90% de humedad, además de tener que compartir la casa con todo tipo de bichos, desde iguanas hasta cucarachas voladoras pasando por lagartijas de varias especies y todas las familias de hormigas puede complicar cualquier tarea…

 

En mi caso la pesadilla fue el lavado de chupones, tetinas y biberones. En primer lugar porque no puedes dejarlos tapados dentro del esterilizador porque tendrás un hermoso cultivo de hongos y bacterias ¡en menos de seis horas!, además no terminan de secarse nunca y si los dejas destapados prepárate para sorprender a toda la fauna nociva pasearse tranquilamente sobre la chupeta favorita de tu peque.

 

En primer lugar tuve que conseguir en Estados Unidos unos biberones que utilizan bolsitas desechables, (no digo la marca), debo confesar que ahora mi hija es una universitaria, así que en aquel entonces no había marcas maravillosas como como las actuales y esta marca era la única que me garantizaba higiene y menos cólicos, por supuesto me costaron una fortuna. Aun así quedaba el problema de la limpieza, tratando de encontrar una solución recordé mis campamentos como niña scout.

 

Compré tela de manta de cielo de algodón, sí esa que se usaba para los pañales y se usa para los trapos de cocina. Hice una bolsa de jareta con un cordón largo lo suficientemente grande para que cupieran los accesorios de mi peque sin quedar amontonados. Coloqué una armella en el techo de la cocina donde circulara el aire de las ventanas. Una vez lavados y esterilizados, puse los biberones, chupones y tetinas dentro de la bolsa y la colgué. Funcionó, en media hora todo estaba seco, limpio y a salvo de bichos.

 

Te sugiero que no te desgastes en buscar un lugar en tu cocina donde guardar estos aditamentos o sus platitos y cucharas una vez que empieza con los sólidos, no importa donde los guardes los bichos llegarán a ellos, lo mejor es guardarlos en la misma bolsa donde los pones a secar, ahí estarán a salvo.

¡Anima a tu pequeño a dar sus hermosos primeros pasos!

Tener a esa pequeña persona ahora en tu vida te llena de hermosas experiencias, incluso si tenemos el cabello hecho un desastre y llevamos meses sin tener una noche completa de sueño, ver a tu bebé hacer esas ‘primeras cosas’ nos recuerdan lo mágico y milagroso que son nuestros pequeños: tu bebé sonriéndote por primera vez, tu bebé reconociéndote cuando entras a la habitación, tu bebé dando sus primeros pasos. ¡Ellos hacen que todos los tiempos difíciles valgan la pena!.

Existe la tentación de apurar esos momentos, trata de resistirla. Muchas mamás tienen la mala costumbre de presumir cómo su bebé ya es capaz de hacer ciertas cosas, no te dejes atrapar por esto, realmente no importa cuánto tiempo le tome a tu bebé sonreír por primera vez, todos los bebés se desarrollan a su propio ritmo y es importante respetar sus tiempos.

 

Una vez que comprendas esto, hay cosas que puedes hacer para animar a tu bebé a interactuar contigo de una manera que apoye su desarrollo saludable. Mantener mucho contacto visual es la clave para relacionarte con tu bebé y ayudarle a conectar con lo que está pasando a su alrededor, cuando hables con él, asegúrate de estar cerca de su cara para que pueda reconocer tus  expresiones. Hablándole en tonos suaves y sonreírle le animará a querer comunicarse contigo y generar esa primera sonrisa genuina.

 

El desarrollo temprano de un bebé se debe en gran parte a la imitación, por lo que no es coincidencia que los bebés aprendan a saludar como una de sus primeras formas de comunicación. Es fácil para ellos copiar y siempre tendrá una gran reacción si obtiene un estímulo como respuesta, si un bebé nota que algo de lo que hace obtiene una reacción emocionante, querrá repetirla una y otra vez.

 

De hecho, la primera palabra de tu bebé nace de una imitación muy sofisticada. Trata de mantener la calma respecto al desarrollo de tu bebé y habla con él tanto como sea posible, háblale acerca de lo que estás haciendo, nombra objetos y personas, el lenguaje nace de lo que el bebé oye, y entre más escuche más conexiones hará su cerebro. La charla constante con tu bebé derivará en balbuceos, los balbuceos se convertirán en palabras reconocibles y en su motivación para querer ser parte del mundo.

 

Los primeros pasos de tu bebé son un milagro, son muchos los factores que convergen en esta primera etapa de su primera infancia, es divertido presenciar cuando tu hijo está aprendiendo a caminar, ¡te sentirás tan orgullosa cuando domine ésta habilidad!. Puedes alentar a tu hijo a dar sus primeros pasos alejando cosas que realmente desee alcanzar a una distancia moderada, así lo motivarás para ir por ello.

 

Celebrar sus esfuerzos, lo logre o no, motivará a tu bebé a seguir intentándolo. Recuerda aplaudir de manera entusiasta cuando lo logre y no hacer demasiado ruido cuando se caiga, ni correr inmediatamente en su ayuda, pues él podría asustarse y perder la oportunidad de lograr lo que desea.

 

Comunicar y celebrar siempre cada etapa de su desarrollo te pondrá en el camino correcto para disfrutar todas estas primicias de tu pequeño, disfruta plenamente de cada una pues muchas otras más están por venir.

 

Compártenos tus consejos y trucos que ayudaron a tu bebé a acercarse un centímetro más de su próximo logro.

 

Vía Taller de carritos Bugaboo