Topes de estacionamiento

Hoy en día las plazas de aparcamiento privadas que se ubican en las urbanizaciones de viviendas de las grandes ciudades cada vez se diseñan teniendo en cuenta menos la comodidad del propietario para dar lugar al máximo aprovechamiento posible de hasta el último centímetro del garaje, de manera que la gente cansada ya de tener que tirarse cinco minutos para aparcar opta por comprarse un par de topes de estacionamiento que permitan entrar al hueco simplemente estando atento al momento en el que las ruedas tocan los topes, sin necesidad de tener a alguien indicando cuánto espacio queda y sin necesidad de sacar medio cuerpo por la ventanilla mientras uno da marcha atrás.

Los topes para estacionamiento se instalan simplemente con una taladradora y con algo de paciencia, ya que hay que calcular bien el lugar en el que se colocan debido a que una vez fijados puede resultar complicados sacarlos de su lugar sin dañarlos, lo cual visto por otro lado es algo bueno para evitar que algún amigo de lo ajeno opte por llevarse los topes a su casa.

Estos topes son especialmente recomendables para todo aquel que esté cansado de tener que dedicar un buen rato para aparcar después de una larga jornada de trabajo, y más aún si se conduce un coche nuevo hay que tener mucho cuidado con no arañarlo durante los primeros meses de vida ya que cualquier arañazo destaca mucho sobre la pintura nueva; todo lo que sea cuidar el coche… bienvenido sea.

El funcionamiento de estos topes

En los tiempos que corren, unos buenos topes de estacionamiento pueden salvar el final de mes de una familia entera que en época de crisis lo último de lo que puede preocuparse es de dar parte del seguro debido a que el pequeño de la familia ha optado por aparcar el vehículo en una plaza de aparcamiento en la que realmente se necesitan años de experiencia para encajar el coche a la primera sin causar ningún daño tanto a las columnas laterales como a los coches estacionados a los lados.

El funcionamiento de estos topes es tan simple que no necesita explicación, ya que cuando uno los instala en su plaza de aparcamiento puede comprobar por sus propios ojos lo efectivo que puede llegar a ser tener ese “trozo de plástico” adherido al suelo de modo que el coche no pueda golpear ninguna pared durante el aparcamiento.

Teniendo en cuenta lo caros que están los coches actuales recién sacados del concesionario, quizás sería buena idea plantearse comprar un par de estos topes nada más recibir el coche ya que tarde o temprano puede acabar habiendo un disgusto debido a algún despiste durante la maniobra de estacionamiento.

Aunque no lo parezca un golpe suave contra un muro puede dañar por completo la defensa del coche y si uno tiene mala suerte puede incluso llegar a romper alguno de los pilotos que tan caros son debido a que hoy en día montan la última tecnología en iluminación (los LEDs).

Topes para estacionamiento

En los últimos años cualquier persona puede haber apreciado que en los aparcamientos de garajes de edificios de viviendas suelen aparecer “riñas” debido al poco espacio que tienen estas plazas; los vecinos más inteligentes no tardan en instalar topes para estacionamiento a fin de evitar peleas con el vecino de plaza de aparcamiento que en cualquier momento puede afirmar que su coche tiene un rayón provocado por un roce a la hora de aparcar (obviamente la culpa no será suya y el vecino hará todo lo posible por cobrarse ese daño, como sucede en cualquier comunidad de vecinos).

En resumen, los vecinos que tienen plazas de aparcamiento pegadas unas a otra son los primeros que deben instalar un tope de estacionamiento en los extremos de la plaza de forma uno pueda aparcar su coche con la tranquilidad de que tiene una medida de seguridad que le avisa de cuándo ha de parar para no dañar ni su coche ni el de sus vecinos.

Lo mismo ocurre con las plazas de aparcamiento rodeadas de muros y columnas, en las cuales también resulta muy útil tener un tope de este tipo para saber cuándo se ha de parar el vehículo aprovechando al máximo el hueco que ofrece la plaza pero sin poner en riesgo la integridad del coche.

El precio de un tope para estacionamiento es muy asequible para cualquier persona por lo que si uno dispone de una plaza privada de aparcamiento debería plantearse cuanto antes la compra de este producto.

Ventajas de los topes para estacionamiento

En aquellas ciudades muy industrializadas se suele utilizar muchos espacios abiertos para que los coches puedan estacionar, los mismos se encuentran cerca de espacios públicos como centros comerciales y también escuelas u hospitales, los topes de estacionamiento que se utilizan en la actualidad suelen ser fabricados con materiales especiales, los cuales son muy resistentes al clima.

Generalmente  estos topes para estacionamiento suelen ser fabricados en materiales reciclados como el hule y poseen cintas de colores las cuales pueden ser vistas tanto durante el día como en la noche son reflectora, los topes son muy fáciles de instalar y no provoca daños a los coches, especialmente aquellos que posee su carrocería baja, no le producen perjuicios en su chasis.

Estos topes son muy fáciles de instalar ya que los mismos son de goma y ya tienen incluida las perforaciones para ser instalados y fijados al suelo, además son muy accesibles en lo que refiere a costo beneficio.