El funcionamiento de estos topes

En los tiempos que corren, unos buenos topes de estacionamiento pueden salvar el final de mes de una familia entera que en época de crisis lo último de lo que puede preocuparse es de dar parte del seguro debido a que el pequeño de la familia ha optado por aparcar el vehículo en una plaza de aparcamiento en la que realmente se necesitan años de experiencia para encajar el coche a la primera sin causar ningún daño tanto a las columnas laterales como a los coches estacionados a los lados.

El funcionamiento de estos topes es tan simple que no necesita explicación, ya que cuando uno los instala en su plaza de aparcamiento puede comprobar por sus propios ojos lo efectivo que puede llegar a ser tener ese “trozo de plástico” adherido al suelo de modo que el coche no pueda golpear ninguna pared durante el aparcamiento.

Teniendo en cuenta lo caros que están los coches actuales recién sacados del concesionario, quizás sería buena idea plantearse comprar un par de estos topes nada más recibir el coche ya que tarde o temprano puede acabar habiendo un disgusto debido a algún despiste durante la maniobra de estacionamiento.

Aunque no lo parezca un golpe suave contra un muro puede dañar por completo la defensa del coche y si uno tiene mala suerte puede incluso llegar a romper alguno de los pilotos que tan caros son debido a que hoy en día montan la última tecnología en iluminación (los LEDs).